sábado, 27 de diciembre de 2014

LA ESPERANZA DEL TÍBET de José Vicente Alfaro


 LA ESPERANZA DEL TIBET

OM MANI PADME HUM “Contempla la flor del loto”.


Esta novela comienza con la repetición de este antiguo mantra y, aunque no deben traducirse, podría resumirse toda la obra en él, ya que los protagonistas tendrán la habilidad de transformar las adversidades y decepciones en éxtasis y felicidad.

El Loto nace en el fango, pero su flor permanece siempre blanca y pura.


LA ESPERANZA DEL TÍBET


Loto, flor inmortal, renacimiento, belleza, libertad para volver a nacer que José Vicente Alfaro ha sabido plasmar con esencia divina durante todo el transcurso de la novela.
No es sabio aquél que permanezca impasible frente a este universo que nos describen.
No somos seres humanos que experimentan la vida, somos la vida que aprende a ver con los ojos del sabio. Una novela increíblemente detallada sin dejar de lado la espiritualidad. La espiritualidad no implica tener una religión, sino dar sentido a la vida. Está en mí, está en ti.

Es un poderoso e increíble libro que vino a mis manos en el momento oportuno, como todo lo que sucede correctamente, igual que cuando aparecen los verdaderos maestros.

Me confieso enamorada de esta filosofía, pero “El que busca refugio en el refugio” me ha elevado como este mantra. Regreso al hogar. Busco refugio entre tus palabras.

Si alguna vez te pierdes y quieres regresar, puedes ascender con esta lectura hasta la cumbre de todas las cumbres de las montañas sagradas y de tu propia alma !!!


LA ESPERANZA DEL TÍBET


Esta novela nos remonta al Tíbet del siglo XIII, bajo la dominación del imperio Mongol. Al Karmapa, máximo representante de Buda “ …se le apagaba la vida … “ Al morir cada Lama, los monjes designaban a su siguiente reencarnación en un niño de corta edad, el Turku. La búsqueda del nuevo maestro ha comenzado. 
La vida de dos niños se cruzarán en el camino. Uno de ellos será destinado a ser nuevo lama.





“No importa cuánto tiempo nos lleve, debemos tener la determinación de seguir el camino hacia la Iluminación” (Dalai L.)

¿Qué importa lo largo que sea el camino cuando es el correcto?
José Vicente Alfaro nos conduce, con exquisitez de palabras, por escarpados y casi inaccesibles senderos en la montaña, por espectaculares paisajes e imágenes milagrosas que sólo un sabio con una tremenda fuerza interior, podría interpretar que algo muy importante sucedería.


La esperanza del Tíbet no es sólo una novela de costumbres budistas, me sorprende una ilimitada historia de corazones divinos y humanos. Corazones en guerra que quieren dominar y corazones en paz que van derramando sus bendiciones como los mares de banderas mecidas dulcemente por el viento, a las que acuden derrotados los corazones maltratados e insatisfechos.

“Casi siempre, la rabia es en realidad una señal de debilidad más que de fortaleza”(D.L)

No he visto ni un atisbo de rabia en los niños ni en los grandes maestros lamas. La paz no es solamente ausencia de guerra.
Me quedo con la dimensión profundamente escondida del corazón y del alma donde uno puede ver aquello que los sentidos no pueden abarcar. Parece que durante toda la novela, nos guía el autor por una serie de lecciones que nos conectan con una sabiduría inmemorial dentro de nosotros mismos.




  La lectura de este libro goza de una gran abundancia no sólo material, sino espiritual. Nos introduce con una delicada e increíble presteza y habilidad en las costumbres y mística budista, sus mantras, banderines, cilindros, caracolas, cuencos y sus túnicas anaranjadas.










El lector imagina, siente, disfruta y se entrega al poder del destino. Nadie que lea esta bellísima historia puede permanecer imperturbable. Obra de ininterrumpida lectura hasta alcanzar la propia transformación, el Dharma.
No miento si digo que nadie querría  salir de allí !!

Gracias José Vicente Alfaro, por esta detallada y enriquecedora lectura. He disfrutado y me he emocionado con la vida nada fácil de los monjes y de los niños, futuros hombres del mañana, la más sagrada semilla de donde nace todo lo bueno, la visión pura y santa, la mano compasiva que conduce, que puede conducir al mundo, la esperanza, no sólo del Tíbet.


LA ESPERANZA DEL TÍBET

NAMASTÉ


Su melodía...

                             

...libros a la deriva...


Esta novela está en Amazon, haz clic Aquí para informarte (puedes echar un vistazo a las primeras páginas)




martes, 2 de diciembre de 2014

Carta a mi amigo Benedetti que está en los cielos


POEMA de María José Feria IN MEMORIAM

Los demás lloran por fuera, yo no.


Carta a mi amigo Benedetti


Porque yo te estimo, compañero.
No me rindo, no me juzgo,
y puedo asistir llorando
como quien llora en un duelo,
como quien lo ha perdido todo
y espera en silencio
a que los tiempos curen heridas
que otros tiempos les abrieron.

Pero nunca me rindo,
aunque me impongan fronteras,
aunque amenacen con miedos,
aunque siempre hay un tiempo
que se empapa de recuerdos…

No me rindo
porque te estimo y te lo debo a ti, compañero.
Y aunque no me pudiera curar ni el tiempo,
ni pueda recuperar la vista
ni calmar el tigre que llevo dentro,
por favor, que cada momento
sea comenzar un día nuevo.

La vida me va enseñando
y cada vez que toco fondo
asciendo reconociendo en mis huesos
lo que va quedando de mi cuerpo,
la enfermedad de los ojos secos.
Secos porque tanto he llorado…
He llorado en la cocina y mientras escribo,
y he llorado mientras duermo.
Será que tanto he llorado
con las lágrimas por dentro,
que inundaron mis venas
e inundaron mis recuerdos,
allá convertidos en mares
ríos y lagos se fueron.

Cuando al mirarme me recuerdes
y otras lágrimas broten a tus ojos ya llenos,
será que tal vez he vuelto
con lo que queda de mi cuerpo,
y si al encontrarme me miras
y yo mirarte no puedo,
recuerda que no me rindo…
Es sólo que tengo los ojos secos.

Carta a mi amigo Benedetti


Su melodía...

                              

libros a la deriva...



sábado, 29 de noviembre de 2014

EL PISO DE LA CALLE RYDEN y Otros cuentos de misterio



El Piso de la calle Ryden

Los misterios no se descubren, se desvelan.
Bienvenido a un mundo de misterio, cuentos de casas deshabitadas y mucho suspense.
No te quedes sin saber de una casa vista desde afuera. Abre la puerta y ENTRA!!

El Piso de la Calle Ryden

Este libro es de una casa en el fin del mundo. Tu mente, tu propia casa. Una casa de locos. Una casa para siempre. Un lugar donde vivir. El único refugio. La luna de los deseos, la tentación, la promesa, el abuelo, pensamientos nocturnos, el santo remedio…


Una casa donde nunca pasa nada, no es una casa. En este libro existen casas donde ocurren todo tipo de cosas extraordinarias. Te invita a entrar con el firme propósito de que vivencies hechos sorprendentes e imprevisibles, sin cesar. Con esto no quiero decir que no sean reales. Todos estos sucesos no son casualidades sino revelaciones poco comunes, cuentos breves pero intensos que te dejan un final abierto al mundo de la imaginación y al suspense. Siempre hay la sensación de que algo raro va a suceder.


Las historias de Blanca Miosi tienen vida propia, ves a sus personajes deambular, sufrir, amar apasionadamente. Ojalá pudiera detener sus páginas. Los he visto, los he oído, he sentido sus aromas y he probado el sabor de sus palabras, puedo acariciarlos con el tacto de mi vista, pero no prolongar su existencia.¡Qué bello! ¡Olvidar, no quiero! ¡Hermosísimos cuentos ! Cada uno de ellos me ha dejado sin aliento. Te elevan y te dejan caer. Humanos y casas en apariencia deshabitadas, donde habitan los sueños, la oscuridad, la demencia…finales perfectos !!!


“El cuento, dice Julio Cortázar, como en el boxeo, gana por Knock Out, mientras que la novela gana por puntos”.

El piso de la calle Ryden lo integran una magnífica elección de relatos de misterio. Sus personajes sienten, viven, aman, temen, tienen una psicología exacta. Son historias reales con finales impecables. Cuentos breves e intensos como no podía ser de otra manera, adecuados, inimaginables. Un obsequio profundo y apasionante.


Es uno de los mejores libros de cuentos que he leído. Sobrecogedores uno a uno, sorprendentes, breves rayando en la perfección.
Cada uno encierra un enigma y una gran lección de vida, de muerte. Pequeños cuentos que hacen a su autora grande. Fantasmagóricos y tiernos nacidos de una espléndida claridad de ideas y de una imaginación sin límites.


Celebro su hallazgo que me ha embriagado, cuentos ágiles, correctos, increíbles, raudos, silenciosos como la flecha del mejor de los arqueros, a la vez violentos y tiernos.  Habitantes todos ellos como arriesgando a cada momento la vida.


La casa sirve de refugio contra la lluvia y el viento, pero quién nos protege de la propia casa, los seres que la habitan y de nosotros mismos. Ya la casa no nos pertenece, pertenecemos a ella y nos reclama. Fértiles casas que nos admite o nos expulsa. 
Se distinguen involucradas en todo tipo de climas. Hogares inteligentes que nos conquistan, propietarios sin control. 
Son mundos distintos que desafían el espacio y el tiempo. Uno se convierte en inquilino, no puedes dejar ya la casa y vivir tu propia vida. Son historias de casas y de personajes, pero no están solos. Te puedes ubicar entre los vivos y los muertos.


Sólo a quien no le asusten los misterios puede aceptar vivir en una casa que sigue albergando emociones del pasado, amantes en la soledad y el espiritualismo. Buscas refugio o te escondes.


El tiempo transcurre lento, tú caminas deprisa. Después de cada historia, silencio. Para pensar hace falta silencio, para aprender hace falta el silencio, un ángel el silencio.
Y ya… no te reconoces !!

Gracias, Blanca !!  El piso de la calle Ryden es un libro que recomiendo al cien por cien porque los misterios siempre desafían a la lógica, por eso hay que acercarse a ellos con asombro y humildad.

(...) el cuento contemporáneo se propone como una máquina infalible destinada a cumplir su misión narrativa con la máxima economía de medios; precisamente, la diferencia entre el cuento y lo que los franceses llaman nouvelle y los anglosajones long short story se basa en esa implacable carrera contra el reloj que es un cuento plenamente logrado. (Julio Cortázar).

¿Por qué podría  un día las palabras de Julio Cortázar?
¿Por qué vendría a mi encuentro precisamente una canción de él, cuya existencia desconocía totalmente?
Son las cosas extrañas del azar que no consigo comprender. Y sé que nadie me contestará.
(Letra: Julio Cortázar, música: Liliana Felipe) 

Su melodía...

                           

libros a la deriva..


Otros comentarios de libros de Blanca Miosi Aquí
Si quieres saber más sobre Blanca Miosi este es su blog: Blanca Miosi y su Mundo 
Este libro está en Amazon por si alguien quiere adquirirlo: Aquí ( Puedes echar un vistazo a las primeras páginas gratis)


martes, 25 de noviembre de 2014

LO QUE ME QUEDA...


HAIKU. Contra la violencia de Género


LO QUE ME QUEDA…

Lo que me queda, voy recogiendo siempre, lo que dejaron.
Cuanta desdicha, el amor que se esfuma, voy aceptando.
Poco a poco, acepto la realidad, descabellada.
Me voy rindiendo, a todo me acostumbro, color morado.
Aceptando y, recogiendo pedazos, que me dejaron.
Podré olvidar, los ojos que miraban, con tanta ira.
Bajo este cuerpo, debilitado y flaco, aún tengo alas.
Para un día, compartir fresca y fuerte, lo que me queda.
En esta alma, queda mucho corazón, mucha ternura.
He de esperar, avanzar y no pensar, lo ya perdido.
Y me quedo con, observar las estrellas, todas las noches.
Me queda creer, en las hadas de cuentos, y compartirlas.
Encerraré el, perfume de las flores, con mis recuerdos.
Con el trocito, que cada día queda, me emociono.
Puedo compartir, mi alma fresca y fuerte, si tú me llevas.
Para el corazón, la mano de un amigo, es un tesoro.
Ayúdame tú, recogiendo pedazos, trémulamente.
Inmensa calma, en mis sueños dormidos, todo me queda.
Todo me queda, en mis sueños despiertos, de cada día.
Porque me queda, porque me va quedando, la vida entera.




Su melodía...

            

libros a la deriva...




lunes, 24 de noviembre de 2014

LOS POETAS


 DE POEMAS DE MARES DE SUEÑOS de Claudio Morante Márquez.



De Poemas de Mares de Sueños


Los poetas se encuentran en todas partes… ¡Pero es difícil distinguirlos!
Hay poetas juntadores de palabras que son grandes marinos, llevan en su sangre el resplandor de los versos y saben cabalgar las olas y el rastro incandescente que va dibujando la luna. Los hay cazadores de amaneceres, de atardeceres, de enigmáticas noches con luna o sin ella, pero todos regresan al mar porque es fuente inagotable donde poder desplegar los sueños.


Yo encontré uno, poeta, náufrago y navegante. 
Excepcional ser humano que sabe hablar con amorosos versos como queriendo dar sentido a la vida, sin escudo, sin mordaza. Desde aquí sólo puedo darle las gracias porque el azar quiso que arribara un día a mi puerto.


“No nos preguntamos qué propósito útil hay en el canto de los pájaros, cantar es su deseo desde que fueron creados para cantar. Del mismo modo no debemos preguntarnos por qué la mente humana se preocupa por penetrar en los secretos del corazón”. ( C. Morante.)


Será…
Será que todo es tan lejos .....

se ve tan lejos , se siente tan lejos, 

que esta soledad ya no tiene día ni noche, 
mientras la luces se apagan,
todo va quedando triste, quieto, solo .....


de poemas.............

A veces me respondes... 
pero de continuo callas y resbalas
en las arenas de mi playa ,
que esperan impacientes tus respuestas.
A veces me arrastras,
me llamas desde tu corazón
escondida y absoluta,
susurrándome con tus palabras
promesas de sirena y jardines
mar adentro...
Y a veces estoy a punto de creerte
pero las olas todo se lo
llevan...........
de poemas................

Poema

....de amaneceres postergados....
En esta noche pagana,

especial para quererte,

tan sólo con recorrerte,

postergo el amanecer;

no quiero que la mañana,

con sus dudas me despierte,

si fue un misterio tenerte,

tal vez te habré de perder.

En esta noche armoniosa,

con los sentidos de fiesta,

tu dulce boca se apresta,

a mi corazón embriagar;

como eres mujer hermosa,

mi pasión desenfrenada,

robando la madrugada,
consigue el tiempo parar.

En esta noche soñada,

no quiero que se entrometa,

por tu ventana indiscreta,

un rayo de luz en tu piel;

mientras te sientes amada,

de tu boca de cerezos,

quiero el mejor de tus besos,
un beso con gusto a miel.

En esta noche robada,

a un delirio de mi mente,

te siento plena y ardiente,

en tu entrega de mujer;

y perdido en tu mirada,

que me aleja de la muerte,

tan sólo con recorrerte,
postergo el amanecer.

de poemas.............

Gracias, Claudio !! Postergar amaneceres es como pararse para recibir las estrellas y, curiosamente, no sentirse nada cansado.

De Poemas de Mares de Sueños
(Fotografía de Lore Martínez)

POSDATA

Siempre queda algo por decir

un rencor un amor una sorpresa

un pedazo de vida insoportable

que sin embargo algo nos enseña. (M. Benedetti)

Su melodía…

           

libros a la deriva...


domingo, 16 de noviembre de 2014

DESPUÉS DEL DISPARO


#Comentario del cuento DESPUÉS DEL DISPARO de Odalys Interian



Los cuentos de Odalys Interian están impregnados de una gran fortaleza en donde se combinan la ternura y la cruda realidad. Son cuentos que se agarran a la garganta y al corazón como un desgarro doloroso y a la vez, conmovedor.

DESPUÉS DEL DISPARO

Después del impacto certero de palabras incisivas que tanto daño nos hacen, uno cree estar vivo o, sueña que aún está vivo porque no encuentra resignación ni consuelo a que ya no quede nada.
No quedar nada es perder y perderse en algún recóndito lugar del bosque, de la noche, y su negritud.

Tras el disparo

Es imposible huir. Por eso buscamos con impaciencia palabras en nuestra memoria, para asirnos y no caer, no seguir cayendo fusilados.
Palabras como “Allí donde te espero…” o, “Espérame…”, que ya no significan nada. Se fueron muriendo. Sólo nos queda el recuerdo. Nos quedamos a solas con el recuerdo de su acritud que hiere y agranda aún más la herida.

Perder, perderse y, seguir cayendo en la ausencia sarcástica y la soledad punzante, como cuando ya no nos importa nada.
Como pájaro mutilado que se precipita, solo y sin alas. Sin manos que salven, sin redes que asistan.
Caer hecho trizas sin saber exactamente qué hay que hacer.
Toca tumbarse sin suerte, sin aliento, sin sangre.
Apenas un parpadeo, ver pasar el cielo y pedacitos de hojas verdes.

¿A dónde llamar aún convalecientes?
¿A dónde llamar cuando la tierra te abraza con amorosa resignación y empieza a ser sombra y tumba?
Todo se va quedando atrás, todo se va perdiendo… la memoria de azules y verdes, los pájaros de virulentos vuelos.
Cerrar los párpados un instante y desaparecer en el amargor de aquellas palabras.
Mirar, ya no puedo.
Cerrar los ojos, desaparecer.
Sólo sentir las flores rojas de la herida de mi cuerpo volcándose sobre la tierra que se humedece confundida. Quedarse tras el disparo, sin memoria, sin azules de cielo, sin verdes de hojas, sin aliento, ni responso.
Quedarse solamente compartiendo la sangre que se derrama lentamente, como olvidado, en una palabra…MUERTO!!!



Gracias Odalys, por tus maravillosos cuentos y porque siempre depositaste tu confianza en mí.

M.J.


Su melodía...

            

libros a la deriva...


sábado, 25 de octubre de 2014

EN UN RINCÓN DEL ALMA de Antonia J. Corrales.





 HAY COSAS TAN DIFÍCILES DE EXPLICAR QUE HAY QUE ESCRIBIRLAS

EN UN RINCÓN DEL ALMA es una combinación explosiva de sentimientos. Nos introduce en la vida de una mujer, de cualquier mujer, de muchas mujeres. Son sentimientos de tanta intensidad, que duelen.
Se adivina la voz de Jimena, la protagonista, mientras escribe como si leyera en voz alta todas sus confidencias. Una mujer que ha soportado mucho dolor, dolor de días y de noches grandes y redondas, de muchas heridas y mucho que aprender …
¿Era tan difícil? Sólo necesitaba que la escucharan, sólo eso. Que el mundo se detuviera, que no existiera más que unos ojos frente a los suyos, los de su madre, y que la colmara de atención. A las personas hay que mirarlas a los ojos, escucharlas. No hacía falta nada más. Pero era pedir demasiado.

Así, sin otro ajuar que sus libros, las intuiciones que surgen y un puñado de visiones, emprenderá una nueva vida: la vida de su matrimonio; invadido como su casa, de desidia, abandono, como una extensa nube de polvo y telarañas abarcándolo todo. Como su alma, atrapada, ignorante y hundida.


“Mientras él estiraba sus brazos intentando en cada luna rozar el cielo, a mí, las estrellas fugaces dejaron de concederme deseos”

Jimena ya no es, de tanto entregarse a los demás. Hasta que de repente, despierta y echa a correr.
Se puede correr hacia ninguna parte, hacia cualquier parte.

En un rincón del alma
















“¿Sabes que, contrariamente a lo que muchas personas piensan, el paraguas es un signo de protección muy fuerte?”

En un rincón del alma


Jimena, no está sola. Tiene un paraguas rojo y dos amigas entrañables, Remedios y Sheila. Tres mujeres de apariencia distinta, pero con iguales valores, que ellas convirtieron en verdaderas virtudes cuando su fuerza y amistad las elevaron de nivel hacia la generosidad, la confianza, la valentía.


“Poco a poco, nos convertimos en un trío inseparable, en los mentideros se nos apodó como las brujas de Eastwick”

Una unión y una amistad inquebrantable, a la que me sumo hasta que me arranquen el corazón y lo arrojen a las hogueras. Quiero sumarme a ellas, juntar las cabezas, elevar nuestros conjuros, desplegar los paraguas, conversar con las estrellas, intercambiar intuiciones, asomarnos a la noche y llorarla, reírla, desechar las tristezas, no resignarnos a la absoluta soledad y obsequiarnos con el regalo sagrado de la amistad.  


En un rincón del Alma

Las mujeres nunca duermen la noche, en cambio, los hombres, la roncan. (Odalys Interian)

Tenemos los paraguas, tenemos la protección; pero quién nos salvará de nosotras mismas, de la lluvia interior que brota incesante de nuestros ojos y nuestro corazón. Una lluvia que no es sino otra forma de llanto, que te abraza y te inunda.
Como también existen muchos tipos de violencia, la de los noticieros y la que sufre Jimena, una violencia, por supuesto, callada. Como calla silenciosa el alma de la mujer condenada a soportar el infortunio, la desdicha, los naufragios del amor y la tremenda soledad que se hospeda en los rincones de su propia alma, porque allí permanecen semiocultos, resguardados de las miradas ajenas, y las propias. En los rincones nadie repara, nadie busca, nadie sabe nunca qué se puede encontrar. En los rincones se van alojando los recuerdos de las ausencias que deja el amor tras su partida.

En un rincón del alma



EN UN RINCÓN DEL ALMA es una novela prodigiosa de gran sensibilidad. Toda la novela en sí es una poesía. Su autora posee un formidable manejo de las palabras, que te conducen a un fascinante acercamiento al mundo de la soledad interior y al amor. Nos enseña que la fantasía está en las personas corrientes, porque verdaderamente tienen algo especial; en ellas se encuentra a menudo la maravilla y la magia. Me embargó la emoción y la ternura. 
Es una obra sublime sobre el amor; por eso, mientras nos quede vida, seguiremos amando cada día. Porque sin el amor, no somos nada. Sin el amor, la vida no tiene sentido.

Gracias, Antonia, por mostrarme la cara mágica, la poética realidad del misterio de la infancia, el embrujo, las pupilas acuosas, las sonrisas fingidas, el abandono, el amor y la soledad que arrasa tras su paso.

Aun tengo el paraguas que me regalaste, mi paraguas, que me encantará conservar.
Besos de una mujer de agua.

En un rincón del alma

  
“No existe amor en paz. Siempre viene acompañado de agonías, éxtasis, alegrías intensas y tristezas profundas” (Paulo Coelho)


Su melodía …

                           

... libros a la deriva ...



Esta obra está en Amazon Aquí (puedes echar un vistazo a las primeras páginas)

Si quieres saber más sobre Antonia Corrales, éste es su blog: Aquí